Hasta aquí puedo leer

Andrea Izquierdo

Andrea Izquierdo

pexels-pixabay-159751

Me quedé a cuadros la primera vez que vi a alguien tirar un libro a la basura. Bueno, para ser sincera, no presencié ese acto como tal, sino que un día levanté la tapa del cubo de la cocina y vi un cadáver de tinta y papel envuelto en cáscaras de plátano y un yogur caducado. No me lo podía creer, tenía que ser un error. Pregunté a todas las personas que vivían conmigo en ese momento y encontré al culpable, que se defendió con un mísero «es que no me gustaba nada». 

En ese momento fui consciente de que el crimen iba más allá de haberlo tirado a la basura: no había terminado de leerlo. 

Puede que parezca una tontería, pero esa anécdota siempre me hace pensar en lo exigente que soy a veces conmigo misma cuando un libro no me está gustando. 

Durante años me he prohibido dejar un libro a medias. ¿Y si, de pronto, se volvía mucho más interesante? ¿Y si me perdía un gran final? ¿Y si dejaba de aprender algo nuevo? Todas estas preguntas se multiplicaron cuando comencé a escribir mis propias historias. Me hacían sentir culpable, me obligaban a cuestionarme cómo me sentaría a mí, como autora, que alguien dejara mi libro a medias, que no le diera más oportunidades.

Después de un tiempo debatiéndome entre finalizar o no un libro que no me está gustando, decidí ponerle fin a todas las dudas y plantarme. Desde entonces, cada vez que llevo, más o menos, la mitad de un libro leído y no hay manera de que me enganche, lo dejo pasar. He aprendido a vivir sin la culpabilidad de estar perdiéndome algo. Y, sobre todo, a no ser tan exigente conmigo misma. Leer no es una competición, ni son unos deberes que te has puesto a ti misma: tienes derecho a dejar pasar una historia cuando sientas que no es su momento, incluso si nunca lo será.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *