Los 3 errores más comunes de los escritores en redes sociales

Andrea Izquierdo

Andrea Izquierdo

pexels-daria-shevtsova-916337

Como autores, resulta imprescindible tener cierta presencia en redes sociales si queremos ayudar a difundir nuestra obra. Sin embargo, esta no es una tarea fácil ni para la que nos han entrenado, por lo que hoy me gustaría compartir algunos consejos que doy en mis charlas sobre lecturas y redes sociales en relación a los errores más comunes que los autores cometen a la hora de publicitar su libro en Internet.

El primero de todos es quizás el más obvio, pero sigo encontrándome en mi día a día, tanto como lectora y prescriptora literaria, cuentas que siguen cometiendo el error de caer en el spam. Utilizar tu cuenta con este fin provocará, seguramente, la reacción contraria a la que se busca cuando se quiere dar a conocer un libro. Por eso, te recomiendo no crearte una en la que te dediques en exclusividad a mandar mensajes para promocionar tu novela, sobre todo a gente que ni siquiera sigues y con la que nunca antes has interactuado.

El segundo error puede que no sea el más conocido pero sí uno de los más comunes. Cuando doy charlas y talleres de redes sociales y me preguntan qué redes sociales recomiendo para publicitar los libros, la respuesta varía. Dependiendo del perfil del autor y del género de la novela y a qué público va dirigido, suelo dirigirles a una u otra. Sin embargo, lo que siempre recomiendo a todo el mundo, sea el tipo de escritor que sea, es que no caiga en el error de crearse un perfil en todas las redes sociales que pueda imaginar. 

Sí, es importante tener presencia en Internet, pero esto no sirve de nada si la mitad de estos perfiles están inactivos. De hecho, se puede conseguir el efecto contrario: si alguien encuentra tu perfil en Facebook y llevas dos años sin publicar, probablemente no te seguirá, y será una oportunidad perdida de conseguir un nuevo lector. Contamos con un tiempo limitado, de manera que siempre es preferible concentrar esfuerzos en dos, tres o cuatro redes sociales donde realmente busquemos crear una comunidad que “estar por estar” en todas las demás. Esto, desgraciadamente, es algo que aprendí de mi propia experiencia.

Por último, el tercer error que quiero destacar es el de la búsqueda de la inmediatez y la obsesión por los resultados. Vivimos en una era digital que no tiene un manual de instrucciones, y aunque se pueden llevar a cabo algunas tácticas para ganar seguidores de forma más rápida, yo siempre recomiendo la constancia. No hace falta publicar todos los días pero sí estar presente, que tu público sepa que estás ahí, de vez en cuando, al otro lado de la pantalla. 

Y, sobre todo, no enloquecer con los números. Después de más de siete años dedicándome profesionalmente a las redes sociales me he dado cuenta de que las estadísticas se pueden convertir en tu mejor aliado para conocer a tu perfil de seguidor, pero también en tu peor enemigo. La salud mental siempre tiene que estar por delante de todo lo demás, y es importante recordar por qué empezamos, sin dejarnos arrastrar demasiado por los números. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *