What's waited
'til tomorrow
starts tonight, tonight

Alena Pons

Alena Pons

angelo-jesus-_blogAlena27-12

Con la inminente llegada de 2021 parece imposible no sacar el tema que protagoniza los primeros días de cada nuevo año: los propósitos. Esa hoja con una reluciente lista de objetivos, a menudo excesivamente optimistas, que escribimos cada enero mientras nos juramos y perjuramos que este año sí. 

Odio Fin de Año. Nunca me han gustado las fiestas, las uvas y todo ese tinglado. Desde que me independicé, empecé a celebrar unos fines de años más alternativos: al dar la medianoche, suelo ponerme a limpiar mi casa, escuchar música tranquila y sentarme a contemplar mis planes para el año entrante, por lo que tengo mucha experiencia en listas de propósitos. Las he hecho todas: las que son pura ciencia ficción, las que parecen sacadas de película romántica de Netflix, las que son muy factibles y hasta las puramente pesimistas. 

Y después de tanto ensayo y error, ya sé qué propósitos me funcionan mejor; yo los llamo los ligeramente-fantasiosos-pero-con-un-punto-de-realidad, o algo así como a medio camino entre el País de las Maravillas y Nunca Jamás. No los cumplo todos, siempre hay un par que se quedan por el camino (por allí entre mayo y julio) o que acaban siendo una versión minimalista del plan inicial. Pero he descubierto que empezar el año con expectativas optimistas es lo que mejor me funciona.

Si 2020 nos ha enseñado algo es que siempre puede haber un plot twist peor que final de la última temporada de Juego de tronos, con lo que está bien salir los primeros días con un abrigo cargado de optimismo e ilusión. Así que este año os invito a intentarlo. Coged vuestra hoja en blanco, bolígrafos de colores (puntos extra si tenéis esos metalizados o con tinta de purpurina) para diseñar la versión más presentable de 2021. Apuntad un poco alto a nivel de palabras escritas o libros que queréis leer; incluid un par de hábitos extra que queréis cultivar y por último, buscad una frase o un verso de canción para coronarlo (broma fácil) todo. 

La mía para 2019, que fue el año en el que di el paso profesional más grande de mi carrera, fue «What’s waited ’til tomorrow starts tonight, tonight», de la canción From Now On de El gran showman. No sé si os ayudará en algo, pero a mí me sirvió de mucho. 

En todo caso, hagáis o no lista de propósitos, espero que tengáis todos un 2021 lleno de experiencias bonitas y millones de futuros recuerdos entrañables. 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *