Neverending story

Andrea Izquierdo

Andrea Izquierdo

kristaps-grundsteins-_Vm8XWJ9UaQ-unsplash

En muchas ocasiones, los escritores nos preguntamos: ¿ya he terminado de verdad de escribir mi libro? ¿Hago una corrección más? ¿Y si vuelvo a empezar y cambio cincuenta cosas? Estoy convencida de que todas estas dudas nos asaltan, en algún momento u otro, a todos los que nos dedicamos a escribir. 

Quizás has venido a este post buscando precisamente eso: una respuesta a las preguntas anteriores. Así que voy a decirlo ya: es imposible saber cuándo un manuscrito está 100% acabado y preparado para ser enviado a una o varias editoriales para que valoren su publicación. Pero que no cunda el pánico, porque hoy te traigo una lista de señales que indican que, después de tanto tiempo, puedes respirar tranquilo/a: tu novela está terminada.

  1. Has revisado varias veces la novela y en cada una de las revisiones te has centrado en diferentes aspectos de la historia. Como sabes, en tu libro no solo has de corregir las faltas de ortografía, sino también buscar incongruencias, equilibrar las tramas, asegurarte de que los personajes están bien definidos…

  2. No quedan cabos sueltos. A no ser que:
    1. Esos cabos sueltos se solucionen en una segunda parte.
    2. Seas de esos autores malvados que dejan finales abiertos para hacer sufrir a sus lectores (no te preocupes, nosotras también hemos estado ahí, ¡a veces resulta tan tentador!)

  3. Tus lectores beta, si los tienes, te han pasado sus opiniones. Las has valorado e incluido, si procede, en el texto. Siempre se recomienda que los hábitos y gustos lectores de estas personas sean muy diferentes, para que sus experiencias lectoras sean distintas. Por ejemplo, puedes pedírselo a tu mejor amiga, que lee cinco libros al mes y escribe en Wattpad todos los días, y también a tu tía, que el último libro que leyó fue Cincuenta sombras de Grey hace cinco años.

  4. Te has distanciado del texto y, pasadas unas semanas, has vuelto a revisarlo de nuevo. ¡Eso es fantástico! La mejor manera de ver un manuscrito conocido con nuevos ojos es darte un tiempo.

  5. Y por último… ¡Ya te sabes algunas partes de tu novela de memoria! Quizás incluso sueñes con ellas. En ese caso, lo mejor es que bajes la tapa del portátil y te tomes un merecido descanso.

Recuerda que, en el caso de que el libro se publique, las editoriales cuentan con una gran variedad de profesionales que pillarán prácticamente cualquier desliz, ya sea de trama o de ortografía y gramática, así que sigue trabajando en tu novela y cuando estés seguro/a de que la has acabado… ¡A descansar!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *